¿Cómo montar tu propia cafetería? Esto es lo que debes tener en consideración




Estás en tus primeros pasos en el mundo de los dueños y dueñas de cafetería. Te has aventurado a un mundo nuevo lleno de incertidumbres, pero armado de valor y ganas quieres, finalmente, ver en juego ese concepto con el que estuviste pololeando por meses (o años).

Abrir una cafetería es un ejercicio de optimización. Dónde estarán las mesas, las máquinas, la vitrina, son todos aspectos relevantes. La estética es muy importante porque te hará memorable, pero también lo es la funcionalidad. Y en definitiva, un diseño bien pensado puede ser la diferencia entre el éxito y el fracaso.


La barra


La barra es una de las partes más importantes de tu negocio. Aquí se preparan los productos más rápidos: el café, los jugos y el té (en muchos casos es también donde se sirven los pasteles).

Al montar tu cafetería, debes considerar la forma en la que fluirán las personas dentro de la barra. ¿Pueden hacer lo que deben hacer sin tener que darse vueltas por todo el lugar? ¿Dos personas tendrán que estar cruzándose continuamente? Lo que queremos es minimizar los choques.

La barra debe ser un espacio completamente funcional a la preparación de los productos de manera rápida, limpia y minimizando la potencialidad de accidentes.

Si tienes o no experiencia trabajando en una barra, es igualmente recomendable visitar varias cafeterías y ver qué cosas traen los principales problemas, sobre todo, durante las horas peak. ¿Puede el personal, durante una hora peak, estar delante de la máquina y sacar todos los café? ¿O están teniendo que moverse constantemente a buscar tazas, platos y la leche para texturizar?



Las luces y las mesas


¿Cómo es la iluminación natural en el espacio? ¿Recibirá suficiente luz en invierno? ¿Será un infierno en verano? Una buena iluminación es agradable para hacer las cosas que a uno normalmente le gusta hacer en una cafetería: leer, trabajar o en general, estar con amigos y familia. 

… También permite que las fotos de tus clientes se vean mejores.

Cuando pienses en las mesas, considera el espacio que habrá entre ellas. A nadie le gusta que su silla sea constantemente pasada a llevar por otros comensales o las personas que están atendiendo.


El tamaño


Muchos potenciales problemas pueden solucionarse con más espacio, ¡pero ojo! A veces “grande” es demasiado grande. Es importante nunca perder de vista que el metraje es un valioso recurso y que por eso tiende a ser un costo fijo alto. A veces es mejor “apretar” un poco el concepto de tus sueños para favorecer las posibilidades de éxito.

Por último, no olvides que cometer errores es parte del proceso. No se pueden conocer a priori todos los potenciales problemas que tendrás al momento de abrir tu cafetería. Es importante que te des espacios de flexibilidad y ajustar ciertos elementos en la medida que vayas conociendo a tu público.