El barista más importante: tú



En un negocio pequeño o mediano es muy importante tener clara tu visión: cómo pondrás las mesas, qué servirás, cuales son tus productos estrella, etc. Es importante también escoger tus batallas: deberás rodearte de un equipo de personas que sean de confianza y que puedan ayudarte a darle vida a tu visión.

La verdad es que nunca podrás ser la mejor persona en todo. Y, sin duda, no es necesario que tú seas la mejor barista, pero sí serás el más importante. Eres el barista más importante porque tienes que estar capacitado en el funcionamiento de todo. Que tú sepas sobre tu producto es una de las cosas más esenciales de tu negocio. Sólo así podrás llegar al estándar que deseas.


1. Conoce la carta

Conocer la carta no es sólo saber los nombres y los precios. Es saber cómo se preparan cada uno de los productos en el menú, sus sabores y a quiénes están dirigidos. A veces un cliente pide un americano, pero puede estar deseando, sin saberlo, un filtrado.

Tener claro los ingredientes y formas de preparar cada uno de los ítems del menú te permite también mantener las pérdidas de ingredientes en un rango aceptable. Sin duda es necesario ajustar los molinillos y probar espressos durante el día para asegurar el mejor sabor posible, pero no puedes gastar un kilo de café diario en eso. Conocer en detalle las preparaciones te ayuda a distinguir entre un gasto excesivo y uno necesario.


2. No eres un cliente

Es importante que no seas un cliente más, eres el dueño. Prueba todo, mantén un ojo en diferente cosas. El cappuccino puede ser tu bebida favorita, pero es importante saber cómo están preparando los té, los jugos, los espresso. Construye una imagen completa de la calidad de productos que estás sirviendo.


3. Mantén la perspectiva

Por otro lado, mantén la perspectiva. ¿Qué cosas eran realmente importantes para ti como cliente cuando estabas al otro lado de la barra? ¿Qué cosas constituían pecados mortales cuando ibas a alguna cafetería? Recuerda que el barista más importante eres tú, y como todo trabajador, es clave estar siempre en constantemente crecimiento.


4. Estudia y adáptate

Es un área apasionante, mundialmente se ha desarrollado mucho y en nuestro país también. Los clientes cada vez serán más exigentes y enfrentarás críticas posiblemente mal fundadas, pero considéralas, probablemente te dirán que el café está frío o está muy ácido. Si está muy ácido, puede ser que tu equipo no estuviese calibrando bien la extracción al momento de partir el día, si está muy frío, puede ser que sea la taza o que el cliente tenga la costumbre de tomar café demasiado caliente cómo se hacía antes. No le impongas, es válido que le guste más caliente de lo que se considera óptimo, amablemente acepta su crítica y trata de enséñale a tus clientes de manera amable, el ambiente se volverá genial.


Siguiendo estas recomendaciones, tendrás una sólida base para empezar tu proyecto. Tenlas en cuenta siempre y así podrás garantizar un comienzo exitoso.